Frente al desafío, ¡arriésguese a innovar!

Una fusión o adquisición, a menudo resulta en una reorganización dentro de las empresas y, como resultado, despidos que se prevén, valoran y planifican antes de la transacción.

Muy a menudo, la operación provoca también el abandono de personas clave. Estas pérdidas, cuyas consecuencias no siempre son inmediatas y cuantificables, son muy costosas en términos de imagen y rentabilidad a largo plazo. Frente a este riesgo, la solución ganadora es: ¡invertir esfuerzos en apoyar a sus empleados durante la fase de transición !